lunes, 9 de enero de 2017

La odiologías terroristas


Aquí propongo un tema que puede ser interesante para un trabajo de investigación. Se trata de calcular el número del caldo de cultivo del terrorista. para ello, por cercanía he tomado las dos ideologías que han generado más terroristas: el nacionalismo y el islamismo, dejando, por obsoletas el comunismo y el anarquismo, aunque también azotaron bien la Europa del XIX. En realidad son las dos caras de una misma moneda, como veremos.

Las "odiologías" (patento desde ahora el término) son ideologías que promueven el odio y generan terrorismo y estados totalitarios, porque son en su raíz y fundamento ideologías antipersona. Ser antipersona no quiere decir ser misántropo (es decir se puede ser buena persona dentro de un grupo antipersona) solo consiste en no aceptar al otro como es, sino como un ser que solo tiene importancia si es de determinada manera. De este modo se genera una especie de amor universal, similar al cristiano, pero reducido al universo en el que viven: la solidaridad, el amor, la caridad -entonces- se dan solo en el grupo y fuera el odio, la aversión y la discriminación.

El islam


El Islam desde su inicio se dedicó a extorsionar, robar y matar (no necesariamente por este orden) a todo aquél que no se hiciese musulmán. Eso le llevó a una rápida expansión, el ejército islámico creció asimilando a los acomodaticios árabes y demás pueblos de Oriente hasta que se encontró con una oposición armada lo suficientemente fuerte como para frenar la invasión. Y esto no es historia pasada, esto es la raíz del Islam actual, la verdadera esencia.

Que el Islam es una ideología de odio y guerra no es necesario justificarlo. Quien sepa leer que lea lo siguiente y luego vemos cómo encajar esto en una interpretación pacífica:


  • Corán 9: 38-39: ¡Creyentes! ¿Qué os pasa? ¿Por qué, cuando se os dice: "Id a la guerra por la causa de Alá" (...)
  • Corán 9:41: Id a la guerra, tanto si os es fácil como si os es difícil! Luchad por Alá con vuestra hacienda y vuestras personas! Es mejor para vosotros. Si supierais...
  • Corán 9:86: Creed en Alá y combatid junto a su enviado.
  • Corán 9:123: ¡Creyentes! ¡Combatid contra los infieles que tengáis cerca! Que os encuentren duros! ¡Sabed que Alá está con los que le temen!
  • Corán 17:16: Cuando queremos destruir una ciudad, ordenamos a sus ricos y ellos se entregan en ella a la iniquidad. Entonces, la sentencia contra ella se cumple y la aniquilamos.
  • Corán 8:39: Combatid contra ellos hasta que dejen de induciros a apostatar y se rinda todo el culto a Alá. Si cesan, Alá ve bien lo que hacen.
  • Corán 8:65: ¡Profeta! ¡Anima a los creyentes al combate! Si hay entre vosotros veinte hombres tenaces, vencerán a doscientos. Y si cien, vencerán a mil infieles, pues éstos son gente que no comprende(*).
  • Corán 9:5: Matad a los asociadores [los cristianos] dondequiera que les encontréis. ¡Capturadles! ¡Sitiadles! ¡Tendedles emboscadas por todas partes! Pero si se arrepienten, hacen la azalá y dan el azaque, entonces ¡dejadles en paz!
  • Corán 2:193: Combatid contra ellos hasta que dejen de induciros a apostatar y se rinda culto a Alá.
  • Corán 8:12: Cuando vuestro Señor inspiró a los ángeles: «Yo estoy con vosotros. ¡Confirmad, pues, a los que creen! Infundiré el terror en los corazones de quienes no crean. ¡Cortadles del cuello, pegadles en todos los dedos!»" 
  • Corán 5:33: Retribución de quienes hacen la guerra a Alá y a Su Enviado y se dan a corromper en la tierra: serán muertos sin piedad, o crucificados, o amputados de manos y pies opuestos, o desterrados del país. Sufrirán ignominia en la vida de acá y terrible castigo en la otra.
  • Corán 5:51: ¡Creyentes! No toméis como amigos a los judíos y a los cristianos! Son amigos unos de otros. Quien de vosotros trabe amistad con ellos, se hace uno de ellos. Alá no guía al pueblo impío.
(*) Estas estadísticas, dictadas por el Arcángel, no cuadran con las de la Interpol

Si piensan que estas frases están sacadas de contexto, vayan al Corán o lean una biografía de Mahoma. Esto es así. Podría ser de otro modo, pero es así. Si ud. es musulmán y no siente el odio al judío, al cristiano o al americano es mal musulmán, o un musulmán que se acerca a lo cristiano.

El nacionalismo


Por otro lado, el nacionalismo, la otra "odiologia", surge en el siglo XIX para afirmar una raza, una lengua, una cultura o un mero "hecho diferencial" frente a los otros. Los 'Otros' (gentiles, charnegos, maketos, infieles...) son el mal del pueblo o de la raza y y el pueblo está oprimido desde tiempo inmemorial, desean por tanto librarse de su yugo opresor. Los políticos nacionalistas engañan al pueblo haciéndoles creer que sus males lo son por los otros y no por ellos mismos y creen que con la liberación se creará un paraíso en la tierra: un paraíso nazi, vasco, catalán, judío o gallego. 

Con estos presupuestos es lógico que una parte de la población, la más briosa, se dedique a combatir para la liberación, como esa misma parte del pueblo musulmán combate por el nacionalismo mahometano, un nacionalismo del siglo VII basado en el hecho diferencial de la religión y no en la raza o en la lengua (realmente un "avance" para la época).

Y lo mismo, si es usted nacionalista periférico y no siente odio a España, a la Guardia Civil o a la bandera, quizá se le haya pasado ya el virus. 

Pero vayamos a los datos...

Datos

1. En Francia hay 66.000.000 personas, de las cuales 4.710.000 son musulmanes, un 9%
2. Un 4% de la población musulmana ve adecuada la violencia terrorista, es decir, 240.000.
3. El número de islamistas detenidos sospechosos de terrorismo es de 1.190, un 0,02%, es decir,  en Francia para lograr un terrorista se necesitan 1.100 musulmanes. Y solo 240 radicales para lograr un activista.

1. En España hay 40.000.000 de personas, 980.000 musulmanes, un 2,1% de la población
2. Un 4% de la población musulmana ve adecuada la violencia terrorista, es decir, 72.000
3. El número de islamistas radicales detenidos, un 0,06%, en España para lograr un terrorista hacen falta solo 540 musulmanes. O de cada 70 radicales sale un terrorista.


Esto no quiere decir que haya una correlación entre terrorismo e Islam, puesto que hay muchos más datos que me dejo fuera, tales como la pobreza, la falta de educación, la cultura, etc. Pero si quiere decir que hay una relación directa entre odio e islam.

Otro dato significativo es que ocho de cada diez terroristas en el mundo son musulmanes y que en ninguna ideología (porque el islam es una ideología) se ha dado un porcentaje tan alto de terroristas por creyente.

Como Ejercicio comparen estos dos mapas y saquen sus conclusiones:



Sobre el nacionalismo valdría el irlandés, el judío o el español, vamos al español. En España hay 2.189.000 vascos, de los cuales el 46% se declara nacionalista (1.006.940). Hay condenadas 10.000 personas por terrorismo en 40 años (si extrapolamos a los últimos cinco, (que es la horquilla de fechas que manejamos para el terrorismo islamista) tenemos que han sido condenados 250, un 0.02%, es decir, para crear un terrorista necesitan unos 4.000 nacionalistas. 

Vayamos a mi conclusión aproximada y sin garantías de verdad: las ideologías que generan odio al vecino, que alientan la exclusión social tales como el islamismo, el nacionalismo generan cerca de un 4% de partidarios de la violencia y éstos a su vez traen un terrorista por cada 4.800 pacíficos creyentes.




De este modo sería una estupenda investigación hacer estos cálculos en todo el mundo y descubrir si hay una constante en este dato y ver cómo se desvía una sociedad determinada de dicha constante y por qué causas. Conociendo las causas quizá se evite el cultivo de terroristas...

Evidentemente lo que digo aquí va contra el islam, sino contra la ideología que saca terroristas, sea cual sea. Si seguimos el modelo de integración y disgregación de las comunidades musulmanas, como hacen en los países nórdicos, iremos mejor que si les ponemos mezquitas donde se enseña árabe mezclado con antisemitismo, por ejemplo.


lunes, 2 de enero de 2017

El vestido de la Pedroche


Conste que soy el menos indicado para escribir de estas cosas. Primero porque no sé quién es Cristina Pedroche, bueno, sí la acabo de ver en la foto que todo el mundo comenta, pero no sé a qué se dedica (ni me importa). Segundo porque no tengo televisión (y me gusta decirlo, tomé las uvas con la Bárbara Archilla e Isabel Lobo en la COPE). Tercero porque no me interesa el asunto rosa.

[Y entonces ¿por qué escribe sobre algo que no le interesa y de lo que no tiene ni idea?]

Escribo esta primera entrada del año sobre ese asunto porque el tema no es ni Cristina Pedroche ni su vestido. Me interesa la estupidez humana como tema filosófico, y este asunto del vestidito es un ejemplo paradigmático. En concreto me mueven a escribir dos artículos: el primero de Lucía Etxebarria en El periódico  y el otro en El Huffingtonpost de Yolanda Domínguez, artista.

Se trata de una mujer que se viste como le da la gana y que gana un montón de euros, por hacer lo que le gusta. Y eso les escandaliza como mujeres y como feministas. El escándalo que mueve a las autoras es inmarcesible. Se escandalizan y no saben por qué, no saben dónde poner la crítica ¿en el vestido? ¿en la chica? porque están cansadas de decir que una mujer puede ponerse lo que quiera y que nadie puede juzgarla. ¿Quiénes son ellas para meterse con Cristina Pedroche y su traje de fiesta/baño? 

Como no pueden arremeter contra ella disparan contra el hombre que sale vestido a su lado o contra la empresa (ambos opresores en el imaginario marxista-feminista). 

Pero no es un caso fácil de opresion 'heteropatrialcal'. Porque lo que están diciendo es que una mujer semidesnuda es un objeto-propiedad-de-un-hombre y eso es muy grave en una sociedad en que se desnudan voluntariamente muchísimas mujeres y "muestran sus encantos" quienes así apetecen, como y cuando quieren; tan  libre y voluntariamente como Cristina Pedroche ¿Son todas las mujeres que enseñan parte de su cuerpo víctimas del heteropatriarcado? ¿Son todas esclavas? Porque también se dice esto de las que van con burka. Estaríamos ante un hecho terrible donde las mujeres que enseñan y las que no son esclavas del machismo.

Y es que el problema no está en las mujeres, el problema está en La Tele. No en la cadena, no en la empresa ni por supuesto en el hombre que viste elegante. En el concepto de La Tele. La misma que da de comer a Cristina Pedroche y, en parte, a las dos sesudas analistas: Etxebarría y Domínguez. 

El falso debate versaría sobre si es posible una televisión en la que no ocurriesen estas cosas... Pero si no hubiese mujeres desnudas saldrían las feministas a ponerlas (véase años 70). Si no hay censura no hay otra televisión posible, porque La Tele es un aparato que lanza imágenes que tienen que atraer la atención de mayoría, de la audiencia, y la mayoría es, por definición vulgar. A los hombres y a las mujeres vulgares les gusta la belleza sexuada de las mujeres (y de los hombres). No podemos luchar contra eso. Por eso la publicidad busca modelos con alto contenido erótico, solo porque eso gusta, atrae, acerca. La desnudez en las mujeres bellas gusta tanto a los hombres como a las mujeres.  

Además el propio medio lleva a lo superficial, a la mirada, a la corporeidad más que a la espiritualidad, como es lógico. Se trata de atraer, atrapar a la audiencia y eso solo se hace de manera zafia. La televisión de calidad es un oxímoron.

La belleza superficial femenina -decía- atrae a ambos sexos. A los hombres por el contenido sexual, la sexualidad del hombre es visual. A las mujeres por una idealización de su propio cuerpo. Lucía quiere ser como la Pedroche (eso deja ver en su artículo), aunque tiene el cuerpo de Lucía. Por eso se hace fotos semidesnuda y participa en entrevistas como la de esta de la foto.

No es posible otra cosa. La ley de las audiencias impide la elegancia, es La Tele la que manda, la que busca atraer, sorprender, estimular lo más bajo del ser humano. Cada cadena tiene su pedroche, su desnudez, su incitación a la lujuria disfrazada de originalidad, belleza o modernidad. Simplemente porque la lujuria es forma en la que el vulgo interpreta la belleza.

"yo me  sentí incómoda y ofendida al ver a Cristina Pedroche"

Todas las mujeres (y hombres) quieren sentirse miradas y admiradas por su belleza y esto es muy difícil porque la verdadera belleza es cosa de muy pocos y es pasajera. Entonces tenemos dos opciones: o atraer por la elegancia, es decir, por ser una persona plena que destaca por ella misma; o por la vulgaridad. Y como la elegancia es inaccesible para la mayoría es la vulgaridad la que triunfa mayoritariamente. El mostrar el cuerpo por entregas hace las veces de la belleza: iguala y permite que cualquiera pueda ser mirada con deseo. Da igual que seas fea, gorda o vieja: muestra un gran canalillo, una minifalda, un hombro o un ombligo y serás mirada, quizá con ardientes deseos, en todo caso serás visible. 

 "Es símbolo de una España zafia, grosera, rancia, inculta y sexista"


Pero claro, las miradas se pagan: una mujer que muestra su cuerpo está lanzando un mensaje (a veces inconsciente) que indica que solo puede ser valorada por su cuerpo y no por sí misma, es decir, que apuesta por lo vulgar y no por la elegancia. Se prepara para la cosificación. 

Que esto se haga en La Tele no es nada del otro mundo, es lo que hacen millones de españolas a diario. Que a la mayoría les guste es algo natural: lo vulgar es lo mayoritario ¿dónde está el problema?  ¿No éramos demócratas? ¿Votamos a ver qué quieren los españoles si a Pedroche o a Etxebarria? No hay que votar, hay audiencias.

Claro que aunque el pueblo (la audiencia) lo pida no podemos cosificar. ¡¡¡Sí, el problema está en la cosificación!!!, claro, claro... por eso no queremos cosificar a las mujeres y las tratamos con respeto, las valoramos como personas ¿verdad? aquí nadie quiere acostarse con nadie que no conozca y nadie valora a las mujeres por su cuerpo. Sobre todo la gente 'de izquierdas'. Los progres jamás se acuestan con una mujer por deporte, nunca. Nunca se fijan en los respetables cuerpos de sus iguales. Nunca. Y las feministas nunca nunca muestran escotes pronunciados ni minifaldas para atraer miradas de saldo... si lo hacen es "para sentirse bien". En fin. Feliz 2017.


Post Post. Editando la entrada he visto que el texto de Lucía Etxebarría es un plagio y que la autora es Carlota Miranda. Curioso que aún descubierta no haya retirado el plagio de Facebook y siga haciéndolo pasar por suyo, ganando fama de buena escritora, comentarios y visitas, como si lo fuese. De todos modos el artículo de Carlota es mucho mejor. Lo que aporta Lucía es de pésimo gusto como la comparación que hace entre el vestido y un niño vendiendo condones (¿?):
"Llamarnos machistas o retrógradas porque nos molestó la imagen de Cristina Pedroche en Nochevieja sería como llamarnos retrógradas y poco avanzadas si se utilizara la imagen de un menor de edad anunciando condones en la tele" [sic]

Que una escritora plagie un artículo hace sospechar de toda su obra. Es la corrupción mayor del oficio.